Instalar un ciber café

ciber-cafe

Con la masificación del uso de Internet, se puso también de moda, crear pequeños negocios de oferta de este servicio, llamados ciber cafés. Un ciber café es simplemente un recinto donde se instala una red de computadoras, todas ellas con acceso a Internet, y se alquila el uso de las mismas de acuerdo al tiempo que desee el cliente.

El precio de este servicio se lo indica por hora y puede incluir servicios extras como copiado de datos en CD o DVD, servicio técnico en algunos programas de utilización más común, impresión de documentos o fotos, escaneado de datos, fotografía digital, opciones para usar cámara web, pendrive, micrófono, etc. En fin, es una forma de permitir a los usuarios realizar, ya sea trabajos o tareas que precisan ser enviados u obtenidos vía Internet, o para que se comuniquen por medio de e-mails, chats o video-conferencias con sus amistades.

Además de los servicios indicados anteriormente, se puede agregar juegos en red, y venta de refrigerios. Además, se debe determinar las horas al día que permanecerá abierto el negocio, cuántas máquinas se comprarán y quiénes lo atenderán durante los diferentes turnos.

Si bien este parece ser un negocio sencillo, no cualquiera debería instalar un ciber café. Se debe tener un conocimiento mínimo de informática: de instalación de redes, y de mantenimiento y configuración de computadoras, sin olvidarse además de que mucha gente requerida ayuda adicional, para lo que se debe estar preparado.

Pero, si se tiene este conocimiento, o se puede asociar con personas que lo tengan, el negocio rendirá mucho más. Los usuarios buscan la comodidad y los lugares que les ofrecen mejores servicios, tanto en la velocidad de conexión a Internet, como en la capacidad de las computadoras.

Este negocio, por lo tanto, necesita de un capital previo, tanto para la compra de los equipos informáticos, como para su instalación (si no se la puede realizar personalmente). Por otro lado, se debe considerar los gastos en alquileres, en la contratación del servidor de Internet que se utilizará y en los impuestos.

Se debe considerar, además, a la competencia y la posibilidad que a mediano o largo plazo casi todos podrían tener Internet en sus casas, lo que disminuiría la afluencia de clientes.

Si bien, este negocio, bien llevado puede generar buenas ganancias. Mal administrado puede significar una pérdida del capital, por lo tanto, se debe tener muy en cuenta los gastos que se realizarán.